Al grito de “chorros” sancionaron la ley de endeudamiento.

Dirigentes agropecuarios, pequeños y medianos productores, representantes de organizaciones sociales y sindicales rechazaron en el recinto el proyecto del Ejecutivo para la realización de acueductos en La Paz y Mandisoví Chico. El oficialismo alcanzó los tercios y usó las tablas para la sanción definitiva. La premura está en la fecha de vencimiento de la operatoria que cae en febrero, antes de que la presidente viaje a China.

Paraná.(RN). En medio de un escándalo,  Diputados sancionó definitivamente este martes,   sobre tablas,  con 18 votos del oficialismo,  el proyecto de ley del Poder Ejecutivo, con media sanción del Senado, por el que se autoriza a endeudar la provincia en unos 430 millones de dólares para la construcción de dos acueductos en la provincia en La Paz y Mandisoví. El texto, fue rechazado por toda la oposición, representada por radicales y socialistas,  que objetó la mecánica del gobierno para avanzar en la operatoria cuestionada además por un variopinto sector que integran el campo, gremios, ongs y ambientalistas que en el recinto, y desde los palcos rechazaron  con vehemencia la iniciativa  y tildaron de “chorros” a los diputados oficialistas a quienes les  pidieron, con insistencia, que “paren de robar”. El himno a capela enmarcó una votación fugaz que convirtió en ley el proyecto del gobierno y que obligó a los legisladores a ponerse de pie, mientras la protesta los tenía  como destinatarios.

 

La expectativa de la sesión estuvo centrada en la habilidad del oficialismo para lograr los dos tercios que se computan en base a los presentes, razón por la cual el peronismo intentó asegurase varias ausencias que estuvieron a su vez condimentadas por la interna oficialista. Entre ellas, el presidente de la Cámara, José Angel Allende y el vicepresidente primero, el sciolista Pablo Mendoza por lo que  el radical Fuad Sosa debió presidir la sesión en la que faltaron también el polémico diputado Rubén Almará, el díscolo Juan José Albornoz y el municipalista  Juan Carlos Almada. De todos modos, y aunque ya no era necesario su voto, el moyanista Antonio Alizegui se sumó al urribarrismo aunque lo hizo de un modo confuso: Argumentó en contra y votó a favor.

 

En favor del proyecto que  propone autorizar al Ejecutivo a celebrar  un contrato de obra pública con China State Construction Engineering Corporation LTD para la construcción de dos acueductos en el noreste entrerriano para “ejecutar las obras Acueducto del Norte Entrerriano-La Paz-Estacas y Sistematización y Distribución de Agua para riego-Mandisoví Chico” votaron Sergio Schmunk, Leticia Angerosa, Estela Almirón, Laura Stratta, Macelo Bisogni, Emilce Pross, Osvaldo Viano, Daniel Ruberto, Rosario Romero, Juan Navarro, Juan Darrichón, Martín Uranga, Horacio Flores, Diego Lara, Hugo Vásquez, Hernán Vittulo, Luis Jakimchuk y  Angel Vásquez. Por la negativa lo hicieron Lisandro Viale, María Emma Bargagna y los radicales Agustín Federik, Julián Rubio, Pedro Ullua, Jorge Monge, Fuad Sosa  y Felciitas Rodriguez,

 

La premura en la sanción definitiva  está en la fecha de vencimiento de la operatoria que cae en febrero, antes de que la presidente  Cristina Kirchner viaje a China, ya que el acuerdo se enmarca a su vez en el acuerdo nacional con el país asiático.

 

El senador que preside la comisión de Producción, Osvaldo Viano (FpV) , defendió escuetamente el proyecto del que aseguró dignificará el “postergado norte entrerriano” según dijo y aseguró que  los acueductos son “es una obra de justicia social”, lo que despertó la ira de los manifestantes que volvieron a calificar como “ladrones” a los diputados oficialistas que , tal como informó RecintoNet, se anoticiaron del alcance del proyecto antes de la sesión y durante una reunión con los ministros de Economía, Diego Valiero,  de Producción, Roberto Schunk y de Obras, Juan Javier García.

La oposición, al momento de defender su voto negativo, coincidió en calificar como una “estafa” el crédito, tal el caso del socialista Lisandro Viale , que aseguró  que este proyecto es “un escándalo” y aseguró que la sesión “es un punto de inflexión en un país que dice basta a una casta política que ya no puede explicar de dónde saca sus recursos”, garantizó sin dejar pasar por alto la ausencia de Allende y Mendoza.

María Emma Bargagna advirtió que el voto al texto es un incumplimiento a los deberres de funcionario público. “No tenemos derechos de violar la ley”, avisó  y pidió a sus pares que sean “disciplinados cumplidores de la ley”. Aseguró luego que el proyecto es “inconstitucional” y viola el acceso a la información pública como la ley de Obras Públicas ya que no respeta la obligación de llamar a licitación. Bargagna también reparó en las cifras que “tenían un costo estimado de entre 15 y 20 y ahora hablamos de 430 millones de dólares”, denunció y preguntó si se evade la licitación “porque no quieren saber el precio cierto de la obra”. Bargagna detalló , con preocupación el alcance de las claúsulas, ya que- diijo – se pagarán sólo por redactar el contrato 500 mil dólares y poco más de 6 millones de comisión a quien cierre la operación. “Este contrato nos ubica fuera de la ley”, alertó la diputada del FAP.

Claudia Monjo, del massismo, votó en contra y dijo que toda compra directa “va de la mano de la falta de transparencia” y reveló que tiene “muchas dudas y beneficios sobre las bondades sobre la ley. esas bondades no son para Entre Ríos sino para una empresa china”, dijo y cerró. “Es una locura y no está bueno que se apruebe en estas condiciones”, simplificó.

Para cerrar, el radical Agustín Federik, adelantó la negativa de su bancada al proyecto no vaya entregando el patromiinio entrerriano del agua y de la rica tierra del norte, que es mentira que es pobre, está devaluado por las políticas erradas”, dijo y arrancó un aplauso de los paceños que estaban en el recinto. “Nos oponemos desde el punto de vista del derecho ambiental:  “No hay estudiio de impacto ambiental. Esta obra non puede hacerse sin un detallado estudio”, dijo y lamentó a su vez que se viole la ley de Contabilidad. “Es una ley que es más lo que esconde que lo que aclara”, fustigó y pidió que el proyecto pase a comisión, moción que fue rechazada por el oficialismo.

En el recinto estuvieron dirigentes de varios sectores, entre ellos Luis Meiners, de la Izquierda, Jorge Chemes, de FARER;  Willy Bernaudo, del PRO; Guillermo Aranguiz, que preside la Sociedad Rural de La PAz,  Esteban Vitor, de Sociedad Rural Argentina. Edelmiro Oertlein, de FeDeCo; Elvio Guía de Federación Agraria, Diego Rodriguez, de MBiguá; Raúl Avero, Rubén Pagliotto,  de la seccional Paraná del Colegio de Abogados y Juan Etcheverría además del economista Luis  Lafferriere y de Hugo Rivas de Proyecto Sur Paraná.

Antes de la sesión y en horas de la mañana, las organizaciones reunidas en una Multisectorial y la Mesa de Enlace como el bloque de diputados radicales alertaron, por separado,  sobre los incumplimientos del gobierno en los pasos previos de este endeudamiento y advirtieron que recurrirán a la Justicia para denunciar a los legisladores por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Más tarde, en el recinto, Rubén Pagliotto, fue unode los más apasionados a la hora de criticar el proyecto, desafió a los diputados oficialistas a  mostrar “patrimonio contra patrimonio” y les pidió que “en respeto a la memoria de los 30 mil desaparecidos y de John William Cooke” no votaran el texto que se aprobó cuando ya habían transcurrido más de tres  horas de sesión.

 

Al turno de los homenajes , los bloques coincidieron en un minuto de silencio en memoria del fiscal Alberto Nisman muerto días atrás, en una situación dudosa, y  a horas de revelar una investigación que comprometía a la presidente Cristina Fernandez de Kirchner en torno a la causa de la AMIA. A su vez, ingresó y se giró a comisión  la autorización que le dio la Legislatura al Ejecutivo para aumentar el impuesto inmobiliario sin necesidad de consultarle.(Ver aparte). (RecintoNet)