Murió el creador de la frase “Volveré y seré millones”

José María Castiñeira de Dios tenía 95 años. Fue poeta y funcionario con Perón y con Menem. "Volveré y seré millones" es un verso de un poema suyo.

A los 95 años, murió ayer José María Castiñeira de Dios. Se puede decir que era poeta y que era peronista. O se puede decir directamente que de un poema suyo nació la frase “Volveré y seré millones”, que se atribuyó a Eva Perón. Tuvo una larga trayectoria como funcionario durante los gobiernos de Juan Perón y de Carlos Menem, como Secretario de Estado de Prensa y Difusión, Secretario de Cultura de la Nación y Director de la Biblioteca Nacional. También fue nombrado Académico Honorario de la Academia Argentina de Letras, fue presidente de la Sociedad Argentina de Escritores y Director del Fondo Nacional de las Artes.

Castiñeira de Dios había nacido en Ushuaia el 30 de marzo de 1920. A los 18 años publicó su primer libro de poesía y a los 22 ganó el primer Premio Municipal de Literatura de Buenos Aires, por Del Impetu Dichoso, una de sus primeras obras.

“José María fue uno de los fundadores del grupo de poetas que iba todas las semanas a la residencia presidencial para leer poesía frente a Evita –recuerda el escritor Horacio Salas–. Eran un grupo de 15 o 20 intelectuales que iban a cenar y después se leía”. Castiñeira fue uno de los que presentaron La Razón de mi vida.

Esos encuentros fueron seguramente la inspiración de la histórica frase de Evita (ver Eva Perón…). “Fue un peronista completo. Aunque no estuviera de acuerdo en algo con el movimiento, no lo decía. No lo hacía por alcahuete sino por convencimiento de que así era la política”, dice Salas.

En 1945 presidió la Junta Pro-Candidatura de Perón, y su primer cargo en el primer gobierno de Perón fue el de subsecretario de Cultura de la Nación. En esa época también fue presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano.

“A Castiñeira lo trataron mal porque reconocía que era católico. Eso en el peronismo del año 54 era una contradicción. Si Perón no estaba con la Iglesia, cómo José María iba a estar con la Iglesia?”, dice Salas. “Hubo muy pocos poetas católicos, él fue uno de ellos y de los importantes”.

Después del golpe de 1955 fue designado por Perón miembro del Comando Táctico en la Resistencia. Pero su actividad estuvo ligada a la publicidad: fue director de marketing de la agencia Marketing Mc Cann-Erickson y asesoró a varias empresas en temas de relaciones públicas y marketing.

A partir de 1973, con la vuelta de Perón (Castiñeira estuvo en el vuelo que lo trajo desde Roma), fue secretario de Prensa y Difusión y volvió a tener cargos importantes en distintos gobiernos peronistas.

“Es un pedazo de historia del peronismo”, dijo Julio Bárbaro. “Yo estaba peleado con el viejo. Antes de que Menem le diera la Biblioteca Nacional, yo se la había ofrecido a Bioy Casares. Para ellos fue como una traición, para mí era la búsqueda de la Unidad. Pero es sin dudas uno de los últimos apellidos ligados directamente a Perón que quedaba vivo”.

Cuando asumió Menem en 1989, fue director de la Biblioteca Nacional y en 1991 fue Secretario de Cultura. También fue el titular de la Oficina de Etica Pública, que se creó durante la segunda presidencia de Carlos Menem. Su hijo, José Luis, fue Director Nacional de Artes con este gobierno, hasta junio del año pasado.

La Universidad Nacional de Lanús editó su obra completa de poesía, en un tomo único titulado Obra, 1938 – 2008.

“La vida, mi larga vida, no había pasado en vano”, dijo alguna vez. Sus restos serán velados en Malabia 1662, desde hoy a las 15 y hasta las 10 horas de mañana.