Quieren que sea obligatorio el estudio para detectar trombofilia

El estudio se realiza a mujeres embarazadas, tengan o no factores de riesgo. El texto fue ingresado en Diputados.

Una de las causas de pérdida de embarazos que pueden ser descubiertos y tratables es los casos de trastornos de la coagulación, la trombofilia. No obstante, es uno de los casos en que “el servicio de salud a veces parece empecinarse en dilatar estudios, diagnósticos y en definitiva, soluciones”, según argumentó el diputado provincial Pablo Mendoza (FpV-Paraná) quien impulsó un proyecto de ley para que se incorpore “con carácter obligatorio, como práctica rutinaria de control, la realización del `Estudio de detección de trombofilia para mujeres embarazadas´ a todas las mujeres embarazadas, tengan o no factores de riesgo”.

El texto, al que accedió Recintonet, considera a este estudio médico como “prestación de atención obligatoria de la salud para los seguros médicos, prepagas y obras sociales. El `Estudio de detección de trombofilia para mujeres embarazadas´ es un examen de rutina en todos los establecimientos públicos o privados”. La autoridad de aplicación será el Ministerio de Salud provincial.

Además, el proyecto dispone que se reasignen las partidas presupuestarias pertinentes al Ministerio de Salud con el fin de dar cumplimiento a lo establecido en el proyecto al convertirse en norma. “La Ley del Presupuesto General, posterior a la promulgación de la presente Ley, deberá contemplar todas las previsiones presupuestarias necesarias para el cumplimiento de las disposiciones contenidas en la misma”, añade la iniciativa, que deberá ser reglamentada dentro de los 90 días de su promulgación, según dispone el artículo 5º.

“Las trombofilias son desórdenes de la coagulación de la sangre con tendencia a la hipercoagulabilidad (formar coágulos o trombos). Estas tendencias son frecuentes, ya que alrededor del 10% de la población es portador de este rasgo. El riesgo de trombosis en mujeres aumenta durante el embarazo y el puerperio, durante la toma de anticonceptivos orales que contengan estrógenos, con el uso de hormonas que se usan en la estimulación ovárica en los tratamientos de fertilización asistida y con el uso de terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia”, explicó, por último, Mendoza, y recalcó que el diagnóstico de esta enfermedad se realiza a través de un análisis de sangre específico que debe ser realizado por laboratorios especializados en hemostasia.(RecintoNet)