Más fondos para Entre Ríos en un año electoral

Paraná.(RN). Nunca como en este año electoral, en que el kirchnerismo se juega su continuidad en el poder, el gobierno abrió tanto el grifo del gasto público. De ello pueden dar fe las provincias, sobre todo las más afines, que viven un auténtico jubileo: en los primeros cinco meses, las transferencias discrecionales de fondos aumentaron un 78% respecto de 2014, muy por arriba del aumento general del gasto, que en el mismo período fue de 43%.  Según datos oficiales del Ministerio de Economía que fueron confiados a La Nación, las transferencias de capital a las provincias saltaron de $ 10.004 millones en los primeros cinco meses de 2014 a 24.039 millones este año.

En ese análisis, Entre Ríos recibió en lo que va de 2015, 1.085 millones de pesos; mientras que el año pasado había recibido 641 millones de pesos. Esto significó un incremento de un 69 por ciento respecto de 2014. Sin embargo, en relación a otros distritos afines al gobierno Entre Ríos fue una de las provincias en que el incremento del envío de estos fondos fue menor.

En estos primeros cinco meses del año, la provincia más beneficiada en el reparto de fondos discrecionales desde la Nación ha sido Catamarca -gobernada por la kirchnerista Lucía Corpacci-, que recibió un 175% más de fondos que el año pasado (288% considerando únicamente transferencias de capital). Detrás figuran Neuquén, una provincia aliada al kirchnerismo, con un 170% de aumento respecto de 2014 (242% en transferencias de capital). En el ránking le siguen Corrientes (122% en envíos totales y 230% sólo de capital), Misiones (109 y 134%), Tierra del Fuego (103 y 114%) y San Juan (99 y 152%, respectivamente).

De qué se trata

Las transferencias de capital abarcan, principalmente, los fondos destinados a obras públicas que se realizan por convenios con las provincias y que van por fuera del reparto por coparticipación, que se regula de manera automática. El gobierno los decide de manera discrecional. Es un clásico que en épocas electorales se dé rienda suelta al gasto. Pero nunca se abrió tanto el grifo como este año, advirtió el economista Walter Agosto, investigador de política fiscal de Cippec. Agosto observó que en las elecciones de medio término de 2013, las transferencias discrecionales al cabo del primer trimestre aumentaron 24% respecto de igual período del año anterior, en línea con el aumento del gasto total. Tampoco en las elecciones presidenciales de 2011 hubo una suba tan pronunciada de las transferencias discrecionales a provincias.

Este dispendio en el gasto público se hace a costa de un déficit creciente: de hecho, en los primeros tres meses de 2015 el agujero fiscal se sextuplicó respecto del año pasado. Una asignatura de la que se deberá hacerse cargo el gobierno que resulte elegido en octubre.(RecintoNet)