Más de 32 millones de argentinos elegen los candidatos para octubre

Las PASO servirán para medir fuerzas con miras a las generales, en las que se determinará quién será el futuro presidente y se renovará parte del Congreso nacional

Paraná.(RN) Más de 32 de argentinos se encuentran habilitados para elegir este domingo a los candidatos que participarán de las elecciones generales de octubre a través del sistema de Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO).

Según informó hoy la Cámara Nacional Electoral, son 32.037.323 los electores argentinos habilitados para participar en las PASO del domingo que estarán distribuidos en 94.979 mesas, que promedian 337 votantes para cada urna.

Del este total de votantes, más de 37 por ciento lo harán en el distrito bonaerense: 11.867.979 electores podrán sufragar en 34.502 mesas.

En la lista de distritos con más peso electoral siguen Córdoba (2.783.122 electores), Santa Fe (2.680.736), la ciudad de Buenos Aires (2.549.050) y Mendoza (1.363.804).

Como contrapunto, 126.232 fueguinos podrán votar en 442 mesas, representando el 0,34 por ciento del padrón.

En el ranking de las menos influyentes en el padrón le siguen a Tierra del Fuego las provincias de Santa Cruz (236.296) y La Rioja (269.047).

La cantidad de electores en el resto de las provincias: Catamarca, 294.193; Corrientes, 810.575; Chaco, 864.963; Chubut, 414.657; Entre Ríos, 1.030.519; Formosa, 421.549; Jujuy, 510.732; La Pampa, 274.152; Misiones, 847.862; Neuquén, 469.141; Río Negro, 511.235; Salta, 953.898; San Juan, 536.349; San Luis, 358.615; Santiago del Estero, 696.013; y Tucumán, 1.166.604.

A estos se deben sumar los electores extranjeros que se encuentran habilitados para cargos provinciales o municipales pero no para los nacionales.

Medición de fuerzas

Las PASO servirán para medir fuerzas con miras a las generales de octubre, en las que se elegirán presidente y se renovará parte del Congreso nacional.

Los comicios de este domingo constituirán el primer test para evaluar si finalmente habrá polarización entre el precandidato del Frente para la Victoria (FpV), Daniel Scioli , y el jefe del PRO, Mauricio Macri , o si la discusión presidencial quedará abierta a Sergio Massa o José Manuel De la Sota, los aspirantes de la alianza Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), o Margarita Stolbizer del frente Progresistas.

Los más de 32 millones de electores de todo el país deberán elegir sus candidatos entre quince fórmulas presidenciales, de las cuales seis coaliciones, entre ellas el Frente para la Victoria, se presentarán con fórmula única y sólo tendrán que superar el piso del 1,5 por ciento de los votos para quedar habilitados para disputar las generales de octubre.

En tanto, tres alianzas, el Frente Cambiemos, UNA y el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) definirán sus candidatos en internas que dejarán afuera a cuatro fórmulas.

El oficialismo, con la fórmula que conforman el gobernador bonaerense y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, buscará cosechar la mayor cantidad de votos para alimentar la ilusión de continuar “el proyecto” kirchnerista que lleva doce años en el poder.

En la oposición, Mauricio Macri tendrá que definir la candidatura presidencial con el radical Ernesto Sanz y la jefa de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, aunque la mirada también estará puesta en la cantidad sufragios que el frente Cambiemos sume para ser competitivo en octubre.

El jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, se medirá con el cordobés De la Sota, con la intención de meterse en la discusión y quedar con un porcentaje de votos que ante un eventual ballottage podría ser decisivo.

Stolbizer, que tuvo que ponerse el traje de precandidata tras la renuncia del socialista Hermes Binner a poco de las PASOS tras el naufragio del frente UNEN, tratará de acumular votos para medir sus fuerzas, mientras que el puntano Adolfo Rodríguez Saá, máximo referente de Compromiso Federal, buscará el porcentaje obligatorio para llegar a octubre.

Entre las agrupaciones de izquierda, Jorge Altamira, histórico referente del Partido Obrero, disputará la candidatura con el joven mendocino Nicolás Del Caño, mientras que el resto de las fuerzas van con candidato único pero con la misión de alcanzar el casi medio millón de votos necesario para convertirse en candidato. El Frente Popular que llevará como precandidato a Víctor De Gennaro también tiene como objetivo acumular el apoyo necesario para pasar el primer examen.

Por el Frente MST-Nueva Izquierda, Alejandro Bodart y su compañera de fórmula Vilma Ripoll, al igual que el binomio por el Nuevo MAS conformado por Manuela Castiñeira y Jorge Ayala corren el peligro de no alcanzar el mínimo que exige la ley electoral para acceder a los comicios presidenciales.

Casi el mismo panorama se presenta para el Movimiento de Acción Vecinal, que postulará a Raúl Albarracín, y el Movimiento Solidario Popular que llevará a Mauricio Yattah.

En la provincia de Buenos Aires, el principal distrito del país, habrá trece fórmulas en el cuarto oscuro pero la atención estará puesta en la pulseada que mantendrán los precandidatos kirchneristas Aníbal Fernández y Julián Domínguez, interna que se profundizó en los últimos días con acusaciones cruzadas.

El frente Cambiemos postulará su única fórmula integrada por la macrista María Eugenia Vidal y el radical Daniel Salvador, mientras que en Progresistas la candidatura a gobernador se definirá entre el senador Jaime Linares y el dirigente Jorge Ceballos.

Agencias DyN y Télam.