Expresan “incertidumbre” por la ley de bosques

Paraná.(RN).La Fundación Mbigua se refirió a la ley provincial de bosque nativo como “una iniciativa con sentido de la oportunidad, pero demasiada incertidumbre”. En el texto que dio a conocer la organización ambiental de Paraná se refirieron a la información del gobierno oficial que se conoció semanas atrás, respecto a que la provincia recibirá por primera vez los fondos correspondientes a la ley nacional para proteger estos espacios naturales.
“En momentos difíciles para los productores agropecuarios publicar la posibilidad de que el estado, aparentemente sin más trámites que presentarse por ventanilla, reconocerá gastos como la compra de una motosierra para controlar especies exóticas, (anticipamos que de esta forma ganan las exóticas) o si `ese bosque es bueno y ocupa una gran cantidad de superficie de la provincia, se accederá a un enorme presupuesto´, confunde”, advirtió Mbigua. Y remarcaron que “desnaturaliza y reduce a nada los esfuerzos y discusiones que a técnicos de la provincia, productores, organizaciones rurales, ambientalistas, etc. les demandó 10 años construir y donde las mezquindades económicas de unos y quizá la obsesión de preservar de otros, enrarecía el aire que debió ser brisa fresca que permitiera la comprensión de las posiciones de unos y los otros”.
En ese punto, aclararon “el verdadero alcance de la adhesión de la provincia de Entre Ríos”, por lo que citaron el artículo 1º y 3º de la Ley Nacional 26331, que son los siguientes:
ARTICULO 1º — La presente ley establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para el enriquecimiento, la restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos, y de los servicios ambientales que éstos brindan a la sociedad. Asimismo, establece un régimen de fomento y criterios para la distribución de fondos por los servicios ambientales que brindan los bosques nativos.

ARTICULO 3º — Son objetivos de la presente ley: a) Promover la conservación mediante el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos y la regulación de la expansión de la frontera agropecuaria y de cualquier otro cambio de uso del suelo; b) Implementar las medidas necesarias para regular y controlar la disminución de la superficie de bosques nativos existentes, tendiendo a lograr una superficie perdurable en el tiempo; c) Mejorar y mantener los procesos ecológicos y culturales en los bosques nativos que beneficien a la sociedad; d) Hacer prevalecer los principios precautorio y preventivo, manteniendo bosques nativos cuyos beneficios ambientales o los daños ambientales que su ausencia generase, aún no puedan demostrarse con las técnicas disponibles en la actualidad; e) Fomentar las actividades de enriquecimiento, conservación, restauración mejoramiento y manejo sostenible de los bosques nativos.
“Ahora sí quedan claros los objetivos de la Ley Nacional 26331, ya que no es solo un `incentivo para no desmontar´ por lo que aconsejamos su lectura total y en especial la responsabilidad que significa tanto para quienes aprueban las planificaciones como para los productores que la solicitan”, enfatizaron desde la Fundación ambientalista.
“Analizando el texto de la noticia, respecto a que `Por primera vez la provincia está en condiciones de recibir expedientes, analizarlos y otorgar los beneficios correspondientes´ nos permitimos dudar de su verosimilitud, porque históricamente y hasta fechas no muy lejanas, la provincia carecía de profesionales, vehículos, fondos. En síntesis, de todo lo necesario para constatar algo tan simple como las denuncias que se le presentaban por desmontes no autorizados, lo cual nos lleva a pensar que la Dirección de Recursos Naturales no tiene un equipo interdisciplinario que, siguiendo el espíritu de la Ley 26331, analice las planificaciones que se presenten. Más bien, se puede interpretar, se piensa en abrir una ventanilla que aplaque bolsillos flacos de productores pequeños y medianos y complete bolsillos gordos de grandes productores amigos del poder en tiempos de elecciones”, advirtieron.

Y añadieron: “Si la provincia de Entre Ríos tiene hoy una política de ordenamiento territorial que le permita promover la conservación de bosques nativos regulando la expansión de la frontera agrícola y cambios en el uso del suelo; si tuviese una respuesta a qué medidas necesarias tiene pensado implementar su grupo interdisciplinario para regular y controlar la disminución de los bosques nativos existentes, así como para aquellos que la justicia les ordenara recomponer; así como cuáles son las medidas pensadas para mejorar los procesos ecológicos y culturales que beneficien a la sociedad haciendo prevalecer, al momento de analizar las planificaciones, los principios precautorios y preventivos especialmente en los bosques nativos así como el punto e) de la Ley; sería este un buen momento para expresarla. En todo caso esperamos una respuesta la que le daremos el mismo espacio que a nuestra presentación”.
“Por tanto, reducir el objeto del Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos a un simple sistema de compensaciones económicas para comprar una motosierra es perder de vista el objeto y finalidad de la ley. Lo importante es entonces saber cuál es el proyecto para promover la conservación y la regulación de la expansión de la frontera agropecuaria y de cualquier otro cambio de uso del suelo; qué medidas se implementarán para regular y controlar la disminución de la superficie de bosques nativos existentes; cómo se mejorarán y mantendrán los procesos ecológicos y culturales en los bosques nativos que beneficien a la sociedad. La compra de la motosierra puede esperar”, concluyó Mbigua.(RecintoNet)