Otro escándalo en ATER: Exoneran y jubilan a la empleada involucrada

Paraná.(RN). Pese a que el titular de la Administración Tributaria de Entre Ríos (ATER); Marcelo Casaretto, había firmado el 30 de septiembre su exoneración por ser una de las principales imputadas en la defraudación millonaria al organismo, con una fecha anterior apareció la resolución con la jubilación ordinaria de la empleada María Estrella Martínez de Yankelevich. El beneficio fue rubricado por el vicepresidente de la caja previsional, contador Raúl Garelli, al parecer, por la ausencia de su titular, Daniel Elías y tiene fecha 28 de septiembre. La resolución dejó a contramano al fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, quien había aconsejado la exoneración de la empleada, al finalizar el sumario administrativo, lo que también había sido avalado por la Secretaría de Justicia de la provincia, que depende del ministro de Gobierno y candidato a vicegobernador, Adán Bahl.

Un episodio extraño y poco común fue el que se determinó en ámbitos del Estado entrerriano en las últimas horas. El titular de ATER, Marcelo Casaretto, anunció a comienzos de la semana pasada la decisión que se había adoptado en su organismo, tras la finalización del sumario administrativo iniciado a los cuatro empleados del organismo, imputados por el fraude millonario cometido en los últimos años, que derivó en una escandalosa causa judicial. Las declaraciones fueron difundidas por ANALISIS DIGITAL el 29 y allí Casaretto manifestó que se había decidido, como medida disciplinaria por la gravedad de los hechos, la exoneración directa de los agentes de ATER, lo que había sido sugerido por una comisión dependiente de la Fiscalía de Estado, que comanda Julio Rodríguez Signes y de la Secretaría de Justicia de la provincia, que depende del ministro Adán Bahl, actual compañero de fórmula de Gustavo Bordet. Un día después, el 30, Casaretto firmó la resolución de exoneración, consigna hoy Análisis Digital.

La Comisión Asesora de Disciplina –que integran la Fiscalía de Estado y la Secretaría de Justicia– concluyeron que la jefa de Despacho del organismo recaudador, Estrella Martínez de Yankelevich y el jefe de Mesa de Entradas, Daniel Gaggión, son “responsables de haber simulado compensaciones tributarias en el período 01.01.12 al 04.06.14, mediante la consignación de créditos líquidos y exigibles inexistentes de titularidad de una serie de contribuyentes en contra del Estado provincial por montos equivalentes a los distintos impuestos adeudados por éstos a la ATER, sin respetar el trámite administrativo previsto por la normativa vigente para este tipo de operatoria y sin contar con las resoluciones ministeriales respaldatorias”, dice el dictamen de 144 fojas. La comisión acusó a Yankelevich de haber “avalado con su firma de puño y letra las operaciones ilícitas, lo que no puede interpretarse de otra manera que no sea un claro reconocimiento de su participación activa en las operaciones ilícitas”. O sea, un fraude de más de 50 millones de pesos, que incluso podría superar los 80 millones con la aplicación de intereses.

Pese a todo el trabajo investigativo que se encaró durante casi todo el año –tras conocerse el fraude millonario, que involucra a unos 350 empresarios, contadores y cuatro empleados de ATER-, ANALISIS DIGITAL pudo determinar que el día antes que Casaretto hizo el anuncio de las medidas de sanción, se firmó la resolución 4673/15, de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la provincia, por la cual se le concedió el beneficio de jubilación a la citada agente María Estrella Martínez de Yankelevich.

La antigua empleada hacía un año aproximadamente que había iniciado el trámite jubilatorio, que le fue otorgado luego de más de 45 años de trabajo en el Estado y tras cumplir 66 años. Estaba claro que tenían confeccionada la resolución y cuando Casaretto hizo el anuncio público, fue rápidamente firmada, con fecha anterior a las declaraciones. La exoneración de los empleados fue firmada por Casaretto el día 30 de septiembre, pero recién ayer a la tarde se conoció lo dispuesto por la Caja de Jubilaciones.

En la resolución, firmada por el contador Raúl Garelli, vicepresidente de la Caja de Jubilaciones (y ex titular del Consejo Provincial de Ciencias Económicas en el mandato iniciado en el 2007) se consigna que ello se adopta tras el dictamen del Aérea Central Jurídica, en el que se aconseja a la Presidencia del organismo a la concesión del beneficio. No obstante, se deja constancia que la mujer “posee dos sumarios iniciados desde ATER, encontrándose el primero concluido y el segundo en etapa investigativa. No obstante ello, cabe aclarar que la relación laboral de la agente continúa vigente, por lo que corresponde resolver el trámite jubilatorio pretendido”, se acota luego. En el artículo primero de la resolución se concede el beneficio y se indica que el cese de actividades en ATER deberá ser en un plano no mayor a 60 o 90 días. O sea, la empleada en cuestión logró su jubilación, antes que la exoneración. O por lo menos lo armaron de esa manera, como si nada. (RecintoNet)