Comienza este martes el juicio al escribano mayor de Gobierno, Francisco Gastaldi

Paraná.(RN). Este martes, en Gualeguay, comenzarán las audiencias del juicio oral y público que deberá enfrentar el Escribano Mayor de Gobierno, Francisco Gastaldi, en una causa que se le sigue por fraguar documentos públicos y quedarse con propiedades de un hacendado en esa ciudad. Se convertirá así en el primer funcionario de la gestión de Sergio Urribarri en sentarse en el banquillo de los acusados. Está acusado por los delitos de estafa y falsificación de un instrumento público, que tienen una pena de hasta seis años de prisión efectiva. Las audiencias están previstas inicialmente para los días 3, 4, 9 y 11 de noviembre ante el tribunal integrado por Javier Cárdenas (presidente), Darío Ernesto Crespo y María Angélica Pivas. En caso de ser necesario se podrían agregar dos nuevas audiencias los días 12 y 17. Gastaldi deberá enfrentar desde este martes al tribunal de Gualeguay en la causa que lo tiene como imputado tras ser sindicado como el arquitecto de un fideicomiso fraudulento que tuvo como objetivo desheredar a una hija no reconocida por el hacendado Héctor Alfredo Ascar.

Francisco Gregorio Gastaldi, hijo del funcionario, y Jorge Mario Rodríguez se pusieron al frente de la maniobra financiera para que todos los bienes del hacendado quedaran fuera de la herencia de su hija. El fideicomiso incorporaba 37 inmuebles, en su gran mayoría rurales, con excepción de tres inmuebles urbanos, como surge del detalle del “Contrato de Fideicomiso Productivo Sujeto a Plazo”. La escritura fue realizada por Silvina Lacorazza en el estudio de Gastaldi, según contó la propia escribana. La misma llevaba el Registro de Protocolo Número 16, que corresponde a Gastaldi padre, consigna Análisis Digital.

El hombre que certifica los actos del Gobierno de Entre Ríos ya tuvo el año pasado una condena por un caso similar, pero siguió en funciones. En ese momento fue condenado por haber hecho una escritura de cesión de bienes a un hombre que se estaba muriendo. El Superior Tribunal de Justicia (STJ) determinó que esa persona no estaba en sus cabales para tomar tal decisión.(RecintoNet)