Senador propone reglamentar las audiencias públicas

Paranà.(RN). La nueva composición legislativa viene promoviendo varias iniciativas para regular institutos de la Constituciòn provincial, una deuda que la Legislatura mantiene desde hace ocho años. Ahora, fue el senador provincial Lucas Larrarte (FpV-San Salvador), quien presentó un proyecto de ley para volver operativo el artículo 51 de la Constitución de 2008, donde se establece el mecanismo de audiencias públicas. “La Legislatura, el Poder Ejecutivo y los Municipios pueden convocar a audiencia pública, y los habitantes solicitarla, para debatir asuntos concernientes al interés general. La audiencia será consultiva y no vinculante. La autoridad deberá explicitar los fundamentos del acto bajo pena de nulidad, indicando de qué manera ha considerado las opiniones de la ciudadanía”, reza puntualmente el texto magno.

El representante sansalvadoreño presentó en la última sesión de la Cámara Alta, y fue girado a la Comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos –que él mismo preside- un proyecto atinente a reglamentar ese instituto.

“Si bien es cierto que las opiniones de la ciudadanía volcadas en audiencias públicas por definición del constituyente del 2008 son de carácter consultivo y no vinculante, no es menos cierto que las audiencias permiten a la ciudadanía expresarse y que obligan a los funcionarios y poderes del Estado a escuchar sus opiniones y a considerar los antecedentes que allí se aporten”, recalcó Larrarte en la iniciativa a la que accedió Recintonet, y para la cual tuvo en cuenta normas vigentes en distintas jurisdicciones provinciales y en la ciudad de Buenos Aires, así como también el Decreto Nacional N° 1172/2003.

La propuesta dispone el “carácter consultivo y no vinculante” de estos espacios de discusión ciudadana, pero la autoridad responsable deberá explicitar “de qué manera ha tomado en cuenta las opiniones de la ciudadanía y, en su caso, las razones por las cuales las desestima”. Larrarte propone tres tipos de audiencias: temáticas; de requisitoria ciudadana; y para acuerdos; y detalla cada caso. También detalla el reglamento general para llevar adelante las audiencias públicas.

Además, dispone que “la omisión de convocatoria a una audiencia pública, cuando ésta sea un imperativo legal, o su no realización por causa imputable al órgano convocante es causal de nulidad del acto que se produzca en consecuencia, quedando abierta la instancia judicial sin necesidad de reclamación previa”; al igual que el “incumplimiento del procedimiento estipulado en la presente ley podrá ser causal de anulabilidad del acto, por vía administrativa o judicial”.

Entre otros de los puntos del proyecto -que cuenta con 58 artículos más uno de forma-, se indica que “el organismo de implementación debe publicitar la convocatoria a audiencia pública con antelación razonable a la fecha fijada para su realización y por medios de comunicación que garanticen la mayor difusión posible”. Y la publicidad deberá indicar: la autoridad convocante de la audiencia; proyecto de Ley si correspondiere o los medios de acceso al mismo; una sucinta relación del objeto; explicación del significado de toda nomenclatura técnica y/o abreviatura, la implicancia práctica de lo propuesto, utilizando un lenguaje de fácil comprensión para los habitantes; el lugar, día y hora de su celebración; los plazos previstos para la inscripción de los participantes y presentación de documentación; y el domicilio, dirección electrónica y teléfono del organismo de implementación, donde se realizará la inscripción de los participantes y se puede tomar vista del expediente.

El texto, asimismo, establece la creación de un “Registro de Organizaciones y Asociaciones gubernamentales y no gubernamentales de audiencias públicas”, que deberá incorporar “a todas las instituciones interesadas en conocer e informarse, sobre las convocatorias a audiencias públicas, ante su sola requisitoria. La autoridad convocante debe invitar a participar de las audiencias públicas a las inscriptas en tal registro. La inscripción al Registro es libre y gratuita”. (RecintoNet)

.