La Asamblea de Concordia cargó contra el oficialismo provincial por no accionar en defensa del acuífero Guaraní

Paraná.(RN). Las perforaciones petroleras en la localidad de Salto (República Oriental del Uruguay-ROU) motivaron que desde la Asamblea Ciudadana de Concordia se emita un duro comunicado donde manifestaron su preocupación y enojo ante la inacción del oficialismo provincial: “Parecería que el tema de la contaminación de nuestros reservorios de agua dulce no les interesa a quienes tienen poder de decisión”, expresó el documento enviado a ANALISIS DIGITAL. El texto fue dirigido al senador por el oficialismo de Concordia, Ángel Giano. Reclamaron por “acciones preventivas pertinentes y oportunas que garanticen la demanda de protección de las aguas pluviales, superficiales y subterráneas, incluyendo el Acuífero Guaraní”.

La organización horizontal de Concordia se manifestó preocupada ante el avance de las perforaciones sobre el Acuífero Guaraní en la ROU. A través de un comunicado dirigido al senador provincial Ángel Giano, le reclamó al oficialismo que tome cartas en el asunto y que la inacción le genera “malestar”.

Desde la Asamblea se viene impulsando la defensa a la mayor reserva de agua dulce de la región y esta resistencia derivó en la prohibición del fracking en suelo entrerriano sancionada por la legislatura. Pero el problema se presenta del otro lado de la frontera y requieren acciones de gobierno para avanzar en el control e impedimento de prácticas que pondrían en riesgo el recurso elemental.

Calificaron como “escasos” los resultados obtenidos “por parte de autoridades nacionales y/o provinciales ante los hechos relacionados con las perforaciones de la actividad hidrocarburífera en el territorio de la ROU”. “Las perforaciones se concretaron en Paysandú y serán seguidas a la brevedad por las planificadas en el Departamento Salto”.

“Parecería que el tema de la contaminación de nuestros reservorios de agua dulce no les interesa a quienes tienen poder de decisión”, fustigó el documento.

Aclararon que consta “que los sismoscopios de la Represa de Salto Grande no han detectado movimientos, y que no existen antecedentes registrados en el Organismo Regulador de Presas (ORSEP) de daños atribuibles a la práctica del fracking, como lo hemos expresado en notas a otras autoridades, aún no se ha llegado a los pozos 3 y 4 y estamos trabajando porque no queremos exponernos a que esta sea la primera vez que ocurra un accidente”.

“Desde el envío de una primera comunicación efectivizada el 1/2/17 referida a este tema tan acuciante, luego de haber conocido a través de la prensa que desde la Comisión de Salud Pública, Medio ambiente Humano y Drogadicción se había elevado un Proyecto de Comunicación a Cancillería, Exped.12064-12523, solicitando medidas referidas al cuidado del Acuífero Guaraní y/o de la estructura del Complejo Hidroeléctrico de Salto Grande, nunca más tuvimos noticias, ni directa ni indirectamente, acerca de la continuidad o resultado de esa gestión”, aseguró la misiva.

Por el trabajo mancomunado con ambientalistas del otro lado de la frontera, los asambleístas aseguran que “los movimientos y acciones cada día avanzan más”. “Entre otras informaciones que poseemos, hemos conocido que la Empresa Schuepbach ha importado 168 toneladas de químicos que ya se están usando en las perforaciones”, expresaron.

“Por otra parte movimientos y organizaciones del Uruguay están junto a nosotros en esta lucha lo que pone en evidencia, que las autoridades uruguayas no tienen licencia social para avanzar con estos emprendimientos y que los daños sobre el Sistema Acuífero Guaraní ya se están perpetrando. Afirmamos con convicción, basada en el conocimiento de autoridades en la materia que, aun cuando no se llegue a aplicar la técnica de fractura hidráulica o fracking, el daño contaminante que producen y producirán las perforaciones ya en marcha sobre los acuíferos de la región es impredecible”, señaló el documento ambientalista .

Los asambleístas reclamaron que las autoridades realicen “las acciones preventivas pertinentes y oportunas que garanticen la demanda de protección de las aguas pluviales, superficiales y subterráneas, incluyendo el Acuífero Guaraní”.

Fuente: Análisis Digital